Nos ha escrito: Elena Iber Louf. Desde: San Antonio

 

 

 

 

Primero felicitar la página Litoral de la cultura. Personalmente pienso que los jóvenes de San Antonio están bastante dormidos en cuanto a la cultura y el arte, aun así existen voces recónditas que quieren hablar y que tal vez han optado al silencio. En San Antonio se esta realizando hace algún tiempo una revista que por lo demás creo que es bastante productiva y a la vez critica en el buen sentido de la palabra critica, me refiero a la revista Conciencia en la que he escrito algunas de mis letras, porque la verdad escribo poesía. Con todo el corazón espero que a esta revista se le habrá paso en esta ciudad porque es completamente gratuita y solo de circulación para San Antonio y sus alrededores. Considero que esta ciudad esta tan llena de talentos que probablemente a futuro se hagan grandes aun más...
Sin otro particular solo que felicitar a el litoral de la cultura y sigamos trabajando en conjunto para hacer un mañana mucho mejor sin diferencias.
Elena Iber Louf.

Nos ha escrito: Patricio Brito Figari
Desde: Limache
E mail: pbrit@entelchile.net
Deseo agradecer la gentileza que han tenido al publicar el comentario de Beno Navarro acerca de mi libro "Presagio en cuarto menguante". Sinceramente creo que esta página web favorece al estamento cultural de la región... y por qué no decirlo, del país entero. Atentamente, Patricio Brito Figari

Nos ha escrito: Hérnán Santis Arenas
Desde: Santiago

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Don Ramón,

Volver de la siesta en estos días estivales, especialmente en tierras templadas como las de estas latitudes australes tiene algunas ventajas intelectuales.
El intelecto esta prácticamente en blanco, que no vacío, como suele ocurrir con algunas páginas web que ofrecen mucho, pero no contienen nada.
La dirección electrónica "El Litoral de la Cultura" que usted tuvo a bien enviar en las pasadas horas llenó las páginas intelectuales que yo traía en blanco.
Descubrir que más allá de su motivadora exposición telefónica era posible develar en imagenes y palabras, ordenadas en orden a la finalidad de conocer aspectos culturales de las gentes en donde vine a nacer como ser humano, comarca en la que me inicie en los afanes del ser social -aquello que Aristoteles enseña desde el pasado heleno o griego como 'animal político'- lugar en que yacen los primeros y tímidos intentos del ser cultural que ahora vive la etapa final de su vida, es motivador.

Una de las particularidades y singularidades de los científicos es sistematizar el saber. Nos enseñan los antecesores cuanto se sabe y como los predecesores adquirieron dicho saber. Ellos, los más significativos, se atrevieron a someter a juicio crítico lo que se sabía y los caminos para adquirir saber. La singularidad del científico es atreverse a ejecutar su juicio crítico del saber, luego reflexionar e investigar para elaborar un nuevo saber. Pero, la angustia es ¿como producir nuevo saber? .

Las páginas que he revisado y leido someramente, al menos las ya construídas, hablan y muestran aspectos intelectuales de seres humanos que pueblan la "jora" o comarca en donde nací y encontre identidad humana. Como ignorar las primeras discusiones escolares cuando reafirmabamos nuestra identidad de "llolleino" frente a mi condiscipulos "barranquinos", "sanantoninos", "cartageninos" y otros hacia finales de los años cuarenta (1940s). No deja de inquietarme el tema cuando en los inicios de los años setenta ( 1970s) al finalizar el perfeccionamiento en Holanda, las autoridades universitarias señalaban en el diploma que el poseedor era "natural de San Antonio,Chile". Claro, los criterios administrativos estatales suelen adscribir al recien nacido chileno en los límites de las comunas, aunque muchas veces se incluye expresamente "el lugar" donde ocurrió el hecho del nacimiento.

Por ahora se deja ver que "el lugar" denominado San Antonio no se configura del todo. En sentido amplio administrativo: la provincia, en sentido restringido individual, la denominación en que efectivamente ocurrió la entrada a la vida social y los otros aspectos. me temo que culturalmente el "lugar" conocido históricamente como San Antonio es extenso hacia el Norte (¿Algarrobo?), hacia el Este (¿ Lo Orrego, El Turco, Sepultura, Cuncumen, San Pedro?), hacia el Sur (¿ Navidad, Rapel, La Boca de Rapel?) y hacia el Oeste (¿ qué?). ¿Qué elementos concurrentes desde las distintas áreas que se enumeran pasaron a formar del "lugar" denominado ampliamente San Antonio?. ALguno de estos días -después de visitar a los nietos, especialmente la última, estadounidense de tomo y lomo (nació allí y su padre es un gringo colorín natural de Florida)- abordare el tema para sus páginas.

Gracias de nuevo por permitir a este entrometido explorar en los
contenidos de las páginas de su web.

Hérnán Santis Arenas

Nos ha escrito: Víctor Aquiles Jiménez Hernández
Desde: SUECIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REVISTA CULTURAL EL LITORAL DE LA CULTURA

Desde polo a polo vengo a agradecer con felicidad, en todo su amplio concepto esta magistral Web colgada en el espacio y en la red por el amor a la poesía y por la nobleza de corazones de sus impulsores en los que se encuentra nada menos que mi gran amigo, fino y exquisito poeta, Ramón Acuña, su Director. Escribo nobles, para no quedarme corto, ante todos mis amigos y hermanos que aparecen en ella, y lo digo con una lágrima que se me enreda en el marco de los lentes y mis sentimientos.

Don Ramón, qué alegría de verle, tan impulsor de volantines, chonchas y ñeclas, póngame Ud. entre las ñeclas, por favor. Me he sentido transportado a un trozo magistral del planeta y se ha ensanchado mi corazón al ver por fin la hidalguía de mi brava y estoica tierra, en el mástil de la más sublime aspiración airear una banderola orgullosa. San Antonio tiene su identidad humana flameando por fin en el universo, por lo tanto es para mí Capital Universal de la Poesía Universal, a toda pechuga y honra. Gracias por el coraje de atreverse ¡En hora buena compañeros-camaradas!

He apreciado además otro baluarte y orgullo del país El Coro de San Antonio y he buceado en las páginas pleno de evocación y nostalgia. ¿Pero qué sanantonino que se precie ha de ignorar su coro? ¿Cómo no recordar además a su Director Juan Olguín, muchacho pleno de talento y virtud, y a su compañera, a quienes les debo un prólogo, pero que no duden de mi cariño, respeto y admiración, y me encantaría que alguna vez musicalizaran alguno de mis cuentos. Pero desde hace mucho tiempo el maestro dirige la dulce nota de la fraternidad en mi alma y solo espero tener la oportunidad de volver de nuevo a mi tierra para ponerme bajo su batuta, como ya me tiene desde que le conocí.

Volviendo a la página Literatura, luego de los insignes vates Mistral, Neruda, Huidobro, Nicanor, vienen los otros grandes, Bescós, Jonás, Acuña, y vuelvo a decir ¡de maravillas! Han alzado la voz más arriba de las nubes y desde mi isla he visto llover palabras. Estoy más que feliz, pletórico, porque por fin tendré donde estrujar mis ojos, con lo mejor de lo mejor de mi tierra a la que tanto año y a la que tratado de representar como un embajador de corazón, sin otro interés que servir la tierra que me vio nacer, donde descansan los restos de mis seres más amados y donde aspiro a conocer el fondo de la tierra para ver el mar, como escribiera Huidobro.

Jonás, sabe que lo quiero, pese a lo que peligroso que es su amistad, peligroso en el sentido de su forma efusiva de ver y enfrentar la vida, con blasón y espadas, esperando a la orilla del mar en su crepúsculo a un ángel, que yo encontré primero en un árbol compartiendo un trago con Dios. Guardo unas viejas servilletas empapadas de vino tinto donde Jonás me profesa su amistad y cariño, con sentida voz. Siento lo mismo por él. ¡Un salud en bototo viejo!

Roberto, demás está decir que siento por él un respeto y cariño con temple, no hay aire, distancia, agua, desaire que quite el acero de hermandad con él. Tengo un compromiso por delante con mi hermano de causas profundas, y solamente espero que se me abran las puertas de par en par para ponerme a la altura de la solidaridad que conmigo tuvo, y mi tela no destiñe, recuérdeselo maestro, por favor.

Y Ud. don Ramón, fino, sabio, profundo, que lo dice todo sin hacer que una flor pierda un pétalo cuando se enoja. He admirado siempre su prolijidad, su estilo depurado y culto, mezcla de mundo con villorrio. Aparte de su verbo y prosa hermosa, que debe decantarse en un libro, en un libro pronto para goce de todos los que les conocemos y que le conocerán, me atrae su espíritu sin ambigüedades ni dobleces, solidario y cristiano a carta cabal, humano y defensor de la naturaleza, de ambas, la naturaleza humana y la Naturaleza, es decir la luz de Dios.

Don Ramón a Ud. y Señora les deseo con toda el alma Salud y Dinero. El Amor lo tiene asegurado desde hace tiempo.

Mi lugar, que agradezco por dejármelo reservado, tiene que arreglarse un pequeñito detalle en cuanto a la fecha de mi nacimiento que fue en el año 1944 y ahí aparece como 1940, unos añitos menos no me hacen nada de mal, ahora que estoy tan pelado y con blanca barba. Como dicen que poco saben de mí es que mando una pequeña bibliografía. Le cuento que jamás he dejado de escribir y de realizar actividades culturales, y he conseguido un respeto a nivel internacional que, lo he obtenido a cabeza gacha en este oficio, y no habido charchazo, cachetada, combo, patada o puñete que me haya hecho renegar de este duro pero hermoso oficio, y como un día escribiera el poeta Bescós. “En un artista de verdad no hay malas artes” todo lo que he conseguido ha sido siguiendo esa receta. Es más difícil adquirir notoriedad así, sin emplear malas artes, pero el éxito es más sólido y real, más hermoso y útil. He escrito mucho, tengo varias novelas, con novedoso estilo y construcción, con una temática social que por años he trabajado como artesano celoso. Cuentos infantiles, que me siguen dando satisfacciones, poesía, ensayo, investigaciones de todo tipo, porque mi espíritu es inquieto, y, trato de estar en las principales tribunas con mi opinión sobre tópicos como el genoma, la manipulación genética, la ecología, y todo aquello que toque y represente aquello que nosotros no hemos creado pero de la que somos parte. Ud. me entiende, maestro. Y me he ganado ese derecho a opinar.

He reeditado con el apoyo de una editorial española a Don Cometa el profeta de los niños ahora Megalaxia, Ciudad Infinita, que comenzará a promocionarse y de paso envío parte de la propaganda para que vea como está el libro ahora, que he ampliado con un capítulo del original que no publiqué en su momento por varias razones y que hoy incluyo. El libro ha quedado realmente hermoso y ya estoy recibiendo unas críticas muy buenas. Espero que se convierta en éxito por fin para hacer realidad mis aspiraciones, de paso ponerme con Bescós, que se merece mi retribución por su fe en mí, en mi obra y amistad. También por los poetas y artistas de San Antonio.

Podría haber incluido más material, pero me gustaría que miraran con un poco de paciencia en Google escribiendo Víctor Aquiles Jiménez H. (mundial) ahí encontrarán buena parte de una información que pueden recabar de mis actividades literarias en el extranjero, que me ha tomado ya parte de mi vida. Bueno, maestro, lo que consiga, las puertas que he abierto lo son para ustedes también y desde ya le digo que pueden contar conmigo para cualquier proyecto que estimen conveniente. Incluyo una fotografía que me ha tomado mi hijo hace apenas unas pocas horas en el balcón de mi departamento donde vivo con mi familia. Afuera aparece un parque de automóviles. Le cuento esto para que no se quiebre la cabeza pensando qué será lo que hay al fondo.

Le brindo un abrazo, deseándole un Feliz Año Nuevo 2005, que venga repleto de bendiciones para Ud. y familia, con todo mi respeto y admiración.

Por todo, otra vez, muchísimas gracias y larga vida a todos mis hermanos poetas, dignos y hermosos.

Un abrazo de,

Víctor Aquiles Jiménez H.